La procesión del Cristo de la Sangre se celebra el Jueves Santo y es la más importante y sentida de todas las que se celebran en Palma durante la Semana Santa.